logo-slide
picture
Nuestro local
Exclusivo!
SERVICIO DE LUNCHENET

Con todo el equilibrio nutricional del programa Alimentario Zeroim, usted puede iniciar la travesía por las góndolas de comidas calientes y los variados sabores gourmet de la alta cocina vegetariana.

Local céntrico en Libertador San Martín (Puiggari), Entre Ríos. Informes: 0343 4910115 alimentos@zeroim.com
CHEF ZEROIM:
Martha de Ravinovich
Marta nos acerca la posibilidad de disfrutar de sus deliciosas creaciones todos los días. Su búsqueda constante de platos nuevos, ricos y sanos reflejan que “comer saludable no es aburrido”.
Departamento
DE NUTRICIÓN
Ponemos a disposición nuestro exclusivo departamento de nutrición, para que puedas realizar consultas sobre nuestros productos o solicitar un plan nutricional personalizadoVER
EVENTOS
Servicio de Catering
para tu fiesta
Casamientos, aniversarios,
recepciones, inauguraciones...
Con la misma calidad y equilibrio nutricional de lo sano y lo deleitoso, usted puede celebrar su evento con las propuestas de los Chef de Zeroim. VER
Sistema de Viandas!
900 Kcal para 7 días.
900 Kcal para 14 días.
1200 Kcal para 7 días.
1200 Kcal para 14 días.
*Si lo desea puede ver algunos modelos estimativos de las viandas mencionadas.

¿Puedo comer no saludable durante el finde?

2019-01-21


Cambios de hábito

Podemos durante la mayor parte del tiempo consumir alimentos saludables y luego el fin de semana cambiarlos por alimentos opuestos, llenos de grasa e hidratos de carbono simples. Esto es un camino en si muy aceptable por muchos profesionales de la salud, el cual también comparto. Pero al mismo tiempo creo que podemos siempre llegar a ser una mejor versión de nosotros mismos y tratar de superarnos. Traducido a la nutrición, el gusto puede ser transformado, los alimentos no saludables de mayor agrado para nosotros, con el tiempo podrían perder su encanto y atracción. El cuestionamiento es como llegar a este punto. 

Una de las vías es unir sentimientos y creencias con los alimentos. Les doy un ejemplo. No es mi pasión los alimentos dulces tiendo a lo salado pero algunos alimentos dulces siempre fueron muy ricos y deseados por mi, uno de ellos es el helado. 

En cierto momento, en mis años de estudiante y comenzando mis estudios de nutrición, por economía comencé a comer con menos frecuencia, y por otro lado el estudio de la nutrición me enseñó los males del helado. Psicológicamente lo empecé a ver como un riesgo para mi salud, sumado a la falta de consumo frecuente. Luego de varios años, empecé a disfrutar otros alimentos dulces como la receta que te dejo hoy, y de repente el helado fue perdiendo su encanto. Comenzó a ser muy dulce para mi, muy artificial, y todavía me gusta pero puedo comer una o dos cucharadas mezcladas con frutas o crocantes. Ahora elijo otros postres como ensalada de fruta o helado de frutas casero.

 

RECUERDEN DOS COSAS 

-Psicológicamente el conocimiento del efecto negativo en mi organismo del helado influenció en mis decisiones de comerlo o no comerlo

-El consumo menos frecuente llevó a cambiar mis papilas gustativas, adaptándose a sabores menos dulces y dejar de gustar o saborear un alimento muy muy dulce como el helado 

 

Entonces bien, consumir alimentos no saludables los fines de semana, no seria mala idea porque durante la semana soy saludable. Porque si me prohibo de un día al otro todos los alimentos chatarra, los desearé tanto que luego los comeré en pequeños atracones.

Pero con el tiempo, existe el riesgo que los dos días del finde, se transformen en tres días de comida no tan saludable, o cuatro días, o cinco y que estés siempre deseando lo no saludable. Y este quizá no es el camino, creo lo ideal es poder cambiar mi paladar para acostumbrarme a desear y disfrutar lo saludable. Es posible y el camino es lindo.

 

¿Cómo? Los cambios deben ser paulatinos, nos enfocamos en algún alimento no saludable, preguntamos a nuestro Lic. en Nutrición el efecto del mismo en el cuerpo y tratamos de conscientizarnos. Dejo de comer, o disminuyo la frecuencia de su consumo y con el tiempo quizá ya no sea objeto de mi deseo. 

Ahora he cambiado mi helado, y quizá piensen, es muy extremo jamas dejaré el helado y menos lo cambiaría por un helado natural de frutas. Bueno, quizá el helado no y esta bien, entonces elige otro alimentos no tan saludable de consumo frecuente y trata de disminuir su consumo de a poquito. Cada vez que evites su consumo y te sientas liviano o consciente de haber de haber realizado una decisión para cuidar tu cuerpo, memoriza esos sentimientos de satisfacción y agrado. Con el tiempo esos pensamientos influirán en el deseo de no comer tan seguido ese alimento poco saludable.

Marta Ravinovich

Lic. Nutrición

MP 16.868